En la última década se ha hecho más común los incendios domésticos, causados por pequeños accidentes, todos ellos prevenibles. Es importante contar con medias de seguridad casera que evite una tragedia en nuestro hogar.

Aquí te compartimos algunas recomendaciones:

No dejes sin vigilancia a niños y enséñales a no usar estufas y boilers sin tu supervisión

Compra extintores y aprende usarlos en caso de emergencia. Haz que toda tu familia lo haga

Si usas calentadores aléjalos de cualquier material flamable, como tejidos, sábanas o cortinas. Trata de no mantenerlos encendidos durante toda la noche sin vigilancia.

No dejes cerillos o encendedores al alcance de niños

Si eres fumador ten en cuenta que cualquier descuido puede ser fatal, no fumes en tu cama y cerciórate de apagar completamente la colilla de tu cigarrillo antes de depositarlo en la basura.

Haz revisiones periódicas de tus instalaciones eléctricas y de gas.

Usa señalamientos para designar la ruta de evacuación en tu hogar.

Guarda documentos importantes en cajas herméticas y en el lugar que creas es el más seguro de tu hogar.

Lleva a cabo una supervisión continua de tus tanques o contenedores de gas, vigila el llenado de tus tanques y siempre compra en establecimientos seguros.

No guardes líquidos flamables en lugares accesibles para tu familia.

Ten siempre a la mano los números de emergencia de tu localidad

Estos pasos parecen muy sencillos, pero el 80% de las familias mexicanas NO lo toman en cuenta, haciendo de sus hogares una bomba de tiempo. Es muy fácil ocasionar o ser víctima de un accidente mortal.

Sigue estas sencillas sugerencias y haz tu hogar más seguro para ti y tu familia.